Plantas de la Selva ayudarían en tratamiento de pacientes con diabetes

Investigadores del Instituto de Medicina Tradicional (Imet), de EsSalud, estudian las propiedades curativas que tendrían las plantas selváticas abuta y tahuari para el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2, se informó hoy.



José Aranda Ventura, director del Imet, explicó que se analiza si esas plantas pueden disminuir los niveles de glucosa y, potencialmente, previa validación científica, ser usadas en el tratamiento de la referida enfermedad.

La abuta, al igual que la tahuari, crece en la cuenca amazónica y otras áreas tropicales húmedas.

Aranda brindó esta información durante una reunión de trabajo con el presidente ejecutivo de EsSalud, Álvaro Vidal, y los gerentes centrales, a quienes expuso la situación del Imet, ubicado en Loreto. Dijo que tras el éxito y la aceptación por parte de la población del último trabajo de investigación sobre los efectos terapéuticos del aceite de sacha inchi, también se indaga sobre el cuti cuti y el nogal de la Sierra.

“En otra línea de investigación estudiamos las plantas inmunoestimulantes, que aumentan la respuesta del sistema inmunológico, como el noni, el camu camu, la cúrcuma, entre otras, todos están en etapa preclínica, es decir, en estudios experimentales con animales”, precisó. Señaló que el resultado de las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales será puesto a disposición de los asegurados que deseen optar por la medicina tradicional, teniendo en cuenta investigaciones basadas en evidencias y respeto a los pacientes.

“La meta de cada investigación es tener un producto que sea seguro y eficaz para tratar una determinada enfermedad, así como hicimos con el nutraceite omega 3 de Imet, cuyo principio activo es el aceite de sacha inchi, recomendado para disminuir los niveles del colesterol y triglicéridos”, refirió.

Recordó que el objetivo del centro de investigación es ejecutar trabajos científicos preclínicos y clínicos, a fin de validar el uso tradicional de las plantas medicinales y demostrar la eficacia e inocuidad de productos derivados de estas en pacientes asegurados con enfermedades crónicas. Por su parte, Vidal, destacó el trabajo del Imet y dijo que las investigaciones cuentan con el apoyo de su gestión. En tal sentido, garantizó equipamiento e infraestructura para contribuir con el estudio científico.

Destacó que existe un consenso internacional, aceptado por la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, de que debe haber un encuentro armónico entre la medicina científica y la medicina tradicional, alternativa y complementaria. Ese encuentro debe darse en beneficio de los pacientes, teniendo en cuenta las evidencias, es decir, la medicina basada en evidencias, sostuvo Vidal.

Fuente: Andina

Trafico Semanal