Beneficios del aceite de almendra para la salud

El aceite de almendra puede ser extraído tanto de las almendras dulces como de las agrias. Por su alto contenido en vitamina E, B, fibra vegetal, minerales y grasas monosaturadas, se utiliza con diversos fines, especialmente para mejorar la salud y la belleza. Veamos algunos de sus beneficios.



En masajes
El aceite de almendra se usa para dar masajes para tratar problemas cutáneos, como escozores, erupciones y marcas, pues la piel lo absorbe con mucha facilidad. Tiene la propiedad de rejuvenecer la piel y hacerla más firme y suave. Puede ser aplicado en todo tipo de piel y tiene un gran poder hidratante. Por otra parte, posee propiedades anti-envejecimiento y su uso regular en masajes de rostro ayuda a prevenir las arrugas.

Para el pelo y la piel
El aceite de almendra nutre la piel y ayuda a eliminar pigmentaciones y manchas oscuras. El uso regular de este aceite mediante masajes de la cara mantiene la piel limpia y libre de espinillas.

Este aceite es un remedio excelente para las ojeras. El masaje regular de la zona con aceite de almendra estimula la circulación sanguínea y reduce eficazmente las ojeras y las bolsas debajo de los ojos.

El aceite de almendra es un estupendo tónico para el cabello. Previene y detiene la caída del pelo. Facilita el crecimiento capilar y previene el encanecimiento prematuro. Aplicar masajes con aceite de almendra al cuello cabelludo lo hace más fuerte, grueso y saludable.

Como el cuero cabelludo lo absorbe muy profundamente, se fortalecen los folículos pilosos. El aceite de almendra es altamente recomendado para las mujeres después del parto ya que ayuda a controlar la pérdida del cabello y favorece su crecimiento. Es también efectivo para tratar la caspa.

Para la salud
El aceite de almendra tiene diversos beneficios para la salud. En muchos lugares del mundo se emplea en la cocina para sustituir el aceite de oliva porque es muy rico en grasas monosaturadas, omega-3 y ácidos grasos esenciales. Se usa en las ensaladas por sus poderes aperitivos.

Este aceite ayuda a mantener los niveles adecuados de colesterol. Estimula el sistema digestivo y favorece los movimientos intestinales. Al ser un laxante natural, se recomienda para tratar los constipados. Para ayudar a limpiar el intestino, un buen remedio consiste en beber un vaso de leche tibia con unas gotas de aceite de almendra antes de irse a la cama.

Se cree que el aceite de oliva tiene propiedades analgésicas. Aplicado en las articulaciones, alivia inmediatamente cualquier dolor.

Es un tónico cerebral excelente, ayuda a mejorar la memoria y a fortalecer el sistema nervioso. Si regularmente pones 1 o 2 gotas de este aceite en el centro del cuero cabelludo, verás que tu capacidad de retención aumenta considerablemente.

Como vemos, el uso externo e interno del aceite de almendras beneficia la salud y la belleza de nuestro organismo. Es hora ya de incorporarlo a nuestras rutinas alimenticias sustituyendo otros aceites o simplemente sumándolo a los habituales. No te arrepentirás.

Fuente: OtraMedicina

Trafico Semanal