El aceite de orégano, sus propiedades

El Aceite esencial de orégano viene empleándose desde varios siglos antes de Cristo, en la época de los griegos, por sus múltiples propiedades. Hoy en día, este aceite que no proviene del orégano que se emplea en la cocina como condimento, sino de otra variedad llamada orégano silvestre u Origanum vulgare, puede conseguirse en forma líquida o también en cápsulas.



Dentro de sus propiedades destaca por ser buen antiviral, antibacteriano, antifungicida y antiparasitario. Suele emplearse para combatir infecciones buco dentales o para mejorar un cuadro de infección en las vías respiratorias (faringitis, laringitis, bronquitis, dolor de garganta e incluso neumonía). En caso de dolor de garganta, se recomienda tomar tres gotas al día mezcladas con alguna infusión o zumo para aliviar la molestia, así como los síntomas de resfriado.

También puede utilizarse para tratar infecciones urinarias y ginecológicas, así como para combatir la cistitis.

Este aceite también se recomienda para reducir dolor e inflamación, y para trastornos digestivos, gracias a su alta concentración de dos compuestos, el carvacrol y timol. Un remedio casero para la indigestión es beber un vaso de leche con algunas gotas de este aceite.

También protege de la oxidación, de la acción de los radicales libres: retrasa el envejecimiento celular y se lo considera bueno para prevenir el cáncer, la degeneración macular, y la pérdida de la visión y la audición.

A nivel tópico, el aceite de orégano es recomendado para aliviar casos de picazón, acné o forúnculos, así como para tratar infecciones de la piel como el ántrax. Para las encías inflamadas, se aconseja tomarlo diluido.

Finalmente, y aunque sus beneficios son muchos, se deben hacer ciertas salvedades: no se recomienda administrar cápsulas a menores de 4 años, así como también deberá evitarse en mujeres embarazadas. Tampoco se aconseja hacer un tratamiento muy prolongado ya que el paciente podría sufrir una sobrecarga hepática.

Siempre será recomendable consultar con el médico o un profesional de confianza. En caso de uso, y observar algún tipo de prurito o irritación posterior en la piel, erupciones o vómitos, se recomienda suspender la toma y concurrir para una consulta médica.

Fuente: Globedia/Vitadelia

Trafico Semanal