Plantas Medicinales para activar la circulación sanguínea

Algunas plantas tienen muy buen resultado sobre los problemas circulatorios y sus principales consecuencias, como trastornos venosos, várices, hinchazón, entre otros. Algunas de las principales alternativas brindadas por la fitoterapia son las siguientes:

Castaño de Indias:
Es una de las más usadas y de las más efectivas. Se trata de una planta cuya propiedad es activar la circulación venosa y en especial proteger las paredes de las venas para que no se rompan y entonces se formen los derrames, tan comunes en este problema. Refuerza estas paredes, tonificando el músculo que rodea a la vena.

Gingko Biloba:
Es una planta que mejora la circulación cerebral y, especialmente en la tercera edad, permite tener una mejor irrigación del cerebro, ayudando a que el oxígeno sea mucho mejor aprovechado por el mismo.

Esto hace que la gente mayor mejore, por ejemplo, la memoria. A tal punto que hoy en día se están haciendo ensayos en pacientes con Alzheímer, en los que se ha observado una notoria mejoría por el uso del gingko. Otros casos que esta planta puede solucionar son las enfermedades asmáticas de origen alérgico.

Este trastorno mejora sensiblemente porque los principios activos del gingko operan sobre las sustancias o moléculas que intervienen en los espasmos asmáticos, que al ser bloqueadas permiten que el enfermo respire mucho mejor.

Hoja de la uva roja:
Protege la pared de los capilares y, en especial, de las venas, y no permite que se formen hematomas; también activa la circulación venosa, y es un poderoso antioxidante. Esto es importante porque, en general, cuando hay un proceso de tipo venoso que implica un estancamiento de la sangre, se genera toda una serie de procesos que terminan con la formación de cantidades Importantes de radicales libres, sustancias oxidantes, que es importante bloquear.

Rusco:
Presenta importantes resultados a nivel de la circulación. Especialmente, refuerza las paredes y músculos venosos.

Hamamelis
Los beneficios respecto de estos problemas se conocen desde hace años. Es un poderoso astringente y ayuda a contraer las venas, Impidiendo que se dilaten en exceso.

Cola de Caballo:
En casos en los que los problemas circulatorios derivan en retención de líquidos, es bueno tomar un té de esta hierba, ya que actúa sin hacer perder minerales como el sodio y potasio que es uno de los principales problemas de los diuréticos químicos y, además, aporta sílice, que remineraliza los huesos.”

Sauce y Espina ulmaria:
Para el dolor causado por problemas venosos, se puede recomendar ampliamente el sauce, en forma de té. También la Espiria ulmaria, porque contiene el principio activo de la aspirina y es, por supuesto, excelente como analgésico.

Estas plantas se pueden consumir, además de infusiones, en forma de extractos secos, de tinturas o en forma externa, mediante geles o cremas.

Fuente: www.saludnaturalybelleza.com

Trafico Semanal