Tratamiento Natural para Sistema Respiratorio con Drosera


La Drosera es una pequeña planta carnívora, concretamente insectívora, acuática y herbácea que suele medir entre 5 y 30 cm de altura. Su nombre botánico es Drosera rotundifolia y pertenece a la familia de las droseráceas. El nombre “drosera” proviene del griego y significa “cubierta de rocío”, ya que se observan pequeñas gotas en las hojas, producto de la secreción glandular de los pelos foliares.



“Rotundifolia” hace referencia a sus hojas redondeadas. Esta planta es originaria de Europa, aunque crece también en zonas montañosas de Asia occidental y de América del Norte. Gusta de terrenos empantanados, donde el fango está siempre presente. Como medicinal se emplea la planta entera.


Composición química. En su composición se incluyen derivados flavónicos como la quercetina, leucoantocianidinas, heterósidos como naftoquinonas, enzimas como proteasas y pepsinasas, ácidos orgánicos, gomorresina, alcaloides, saponinas, aceite esencial y taninos.


Propiedades farmacológicas.


Sistema respiratorio: su propiedad más destacada es la antitusiva. Ejerce un efecto béquico y espasmolítico, actuando principalmente sobre el nervio laríngeo, por lo que reduce la tos irritativa. También tiene una ligera acción expectorante.

Enfermedades infecciosas: eficaz frente a estreptococos, neumococos y estafilococos, probablemente debido a la presencia de naftaquinonas y enzimas proteolíticos.

Dermatología: por vía externa se emplea para el tratamiento de durezas, manchas o verrugas de la piel.

Indicaciones terapéuticas. Por sus propiedades antitusivas la drosera es eficaz en el tratamiento de la tos irritativa, seca o nerviosa. También se emplea en la tos ferina, bronquitis crónica, asma y faringitis o laringitis agudas.

Por sus propiedades antimicrobianas también se emplea en infecciones causadas por estreptococos, neumococos o estafilococos, especialmente cuando se afecta el sistema respiratorio.

Por vía externa se emplea el jugo de drosera para tratar las afecciones cutáneas ya comentadas: durezas de la piel, manchas o verrugas.

Efectos indeseables y contraindicaciones. En dosis excesivas puede producir irritación de la boca o de la mucosa digestiva, por el elevado contenido en enzimas, con coloración oscura de la orina. Por tanto, no se recomienda su uso en pacientes con úlceras digestivas. Tomar siempre después de las comidas.

Fuente: tenerbuenasalud.com

Trafico Semanal