Remedios naturales para la faringitis



La faringitis es, como su nombre lo indica, una inflamación de la faringe, órgano en forma de tubomuscular ubicado detrás de las fosas nasales y de la boca que llega hasta laparte superior del cuello donde se une con el esófago (aparato digestivo) y laringe (vías respiratorias).

La faringe es importante, ya que, gracias a ella, el aire llega hasta la laringe y el alimento desde la boca alcanza el esófago. 




Debido a ello, la calidad del aire que respiramos (frío, con humo de cigarrillo, humo de vehículos, etc.) y el tipo de alimento que consumimos (helados, bebidas alcohólicas, etc.,) pueden inflamarlo causando la faringitis.

Entre los síntomas más comunes de faringitis están:
  • Los pinchazos o dolor al tragar los alimentos
  • Sensación de ocupación en el cuello
  • Ligero picor
  • Secreciones
  • Ligera tos
La faringitis puede ser aguda o crónica. En el primer caso, suele acompañar a los catarros de las vías respiratorias altas o constituir el principio de un catarro nasal.

En cuanto a la faringitis crónica o recurrente, ésta se manifiesta entre fumadores, bebedores, cantantes, oradores, o en personas con desviación del tabique nasal, sinusitis crónica, etc.

Remedios populares:
Remedio para la faringitis #1: Verter en medio litro de agua hirviendo 1 cucharada de flores de saúco. Dejar reposar por 15 minutos y después colar. Realizar gárgaras cinco veces al día durante 5 minutos

Remedio para la faringitis #2: Verter sobre una taza de agua hirviendo1 cucharada de tomillo. Dejar reposar la preparación por 15 minutos y colar. Agregar el zumo de medio limón y una cucharada de miel. Hacer gárgaras con parte del líquido durante 5 minutos y el resto beber en tres tomas repartidas durante el día. Este remedio es antiinflamatorio y, a la vez, analgésico.

Remedio para la faringitis #3: Rallar 2 zanahorias y colocar en maceración toda la noche con 4 cucharadas de miel de tomillo. A la mañana siguiente, filtrar y agregar el zumo de un limón y tomar durante el día a sorbos.

Remedio para la faringitis #4: Cocer 100 gramos de cebada integral molida en 1 litro de agua por 30 minutos. Colar el líquido y hacer gárgaras 5 veces al día con un poco de miel.

Remedio para la faringitis #5: Humedecer un paño limpio o unas gasas en agua caliente y ponerla sobre la zona alta del cuello. Mantener allí mientras esté caliente.

Remedio para la faringitis #6: Hacer una gárgara mezclando 1 cucharada de vinagre de manzana en medio vaso de agua.

Remedio para la faringitis #7: Lavar dos tomates, partir en rebanadas y extraer las semillas. Colocar en una licuadora en conjunto con medio vaso de agua y licuar. Beber el zumo lentamente.

Remedio para la faringitis #8: Verter 1 cucharada de equinácea en 1 taza de agua caliente. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza durante 1 semana (especialmente en época de resfriados o gripes) con el objetivo de prevenir enfermedades en las vías respiratorias como la laringitis.

Recomendaciones:
Tomar frecuentemente agua o jugos naturales para mantener húmeda la faringe. Se aconseja que éstas estén tibias, ya que se pueden sentir más calmantes que las frías.

Dejar de fumar. El humo del cigarrillo puede empeorar la situación. Si no puede dejar totalmente el hábito, por lo menos se debe dejar de fumar mientras se tenga faringitis.

Evitar a los fumadores. Aun el humo pasivo irrita a la faringe. Si se vive con una persona que fuma, resulta conveniente pedir a él o a ella que se lleve su humo afuera.

Abstenerse de las bebidas alcohólicas El alcohol deshidrata, que es lo contrario de lo que la faringe necesita.

Reducir la cafeína. Igual que el alcohol, la cafeína del café, y los refrescos con cola deshidratan.

Humedecer el aire. La calefacción interna de las casas extrae la humedad del aire durante el invierno. Por ello, resulta importante usar un humidificador o un vaporizador portátil. Igualmente válido es respirar el vapor de una tetera o de una cacerola de agua hirviendo.

Evitar los lugares polvorientos. El polvo es irritante, y esos lugares a menudo también son secos, lo que agrava el problema.

Respirar siempre por la nariz para calentar el aire antes de que llegue a las vías aéreas.

Tener cuidado con ciertos medicamentos secantes. Los medicamentos como los antihistamínicos y los diuréticos pueden secar la boca y la garganta. Es importante hablar con su médico si está tomando estos medicamentos y se tiene faringitis. De esa forma el especialista podrá cambiarlo por otros.

Consultar con el doctor en los siguientes casos:
  • Si existe un fuerte dolor
  • Si existe fiebre alta que no cede
  • Si se tiene problemas para respirar
  • Si se tose con sangre
Fuente: www.remediospopulares.com

Trafico Semanal