Remedios naturales para la tiroides


Podemos encontrar muchos remedios naturales para la tiroides que ayudan a las personas que padecen problemas en esta glándula a sobrellevarlos de la mejor manera y en algunos casos a eliminarlos. Los problemas de funcionamiento de la glándula tiroides generan enfermedades como son el hipertiroidismo y el hipotiroidismo.
El hipotiroidismo es la menor cantidad de la hormona tiroidea en la sangre, las causas más comunes de que exista deficiencia son problemas autoinmunes, inflamación de la glándula, falta de iodo, y problemas genéticos de las amígdalas.

Lo primero que es importante resaltar es que puedes solucionar tu problema en gran medida alimentándote correctamente, consumiendo soja, yodo, aceite de coco, entre otros; es importante que hables de este tipo de alimentación con tu médico de confianza.

Las algas, Kelp y Fucus, son muy ricas en contenido de yodo y otros minerales como potasio, magnesio, calcio, zinc y son consideradas un excelente estimulante para la glándula tiroides.

Especias, como la pimienta de Cayena agregada a ensaladas o simplemente consumida con un poco de agua tibia, estimula las funciones tiroideas, y es muy eficaz para aquellos que padecen de hipotiroidismo.

El jengibre, también es muy beneficioso se lo puede rallar y agregando una cucharadita de la raíz rallada a una taza de agua caliente mejora los procesos de la tiroides, se recomienda beber media taza de ésta infusión al menos dos veces al día.
Para tratar los problemas de tiroides, también es muy efectiva realizar cataplasmas de arcilla, la cual se puede preparar con 2 cucharadas de corteza de roble en un litro de agua y luego de 15 minutos de hervor, agregarle suficiente cantidad de arcilla para obtener una especie de pasta homogénea que debe colocarse en la zona del cuello, durante la mayor cantidad de tiempo posible.

Estos son algunos remedios naturales:

1: Consumir kelp y fucus que son dos tipos de algas marinas que no sólo son ricos en yodo sino también en otros minerales como potasio, magnesio, calcio, hierro, zinc, etc., y se consideran estimulantes naturales de la glándula tiroides.

2: Colocar 1 cucharadita de hojas de poleo en una taza de agua hirviendo y agregar miel para proporcionar más nutrientes. Tomar dos tazas al día.

3: Lavar y rallar una raíz pequeña de jengibre y obtener una cucharada de ella la cual debe ser agregada a una taza de agua hirviendo. Tomar media taza de esta infusión dos veces al día.

4: Mezclar pequeñas cantidades de pimienta de cayena (5-7granos) en ensaladas o en agua caliente o fría, ya que estimula la tiroides cuando está lenta como en el caso del hipotiroidismo. Sin embargo, no se debe consumir más de esa cantidad, ya que puede irritar la membrana mucosa del aparato digestivo.

5: Colocar 1 cucharadita de hierba mate en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar hasta que se refresque. Tomar lentamente y a sorbos una taza al día.

Fuente: tenerbuenasalud.com

Trafico Semanal