Propiedades y beneficios de la linaza


La linaza es un vegetal que se emplea muy a menudo dentro de los remedios caseros para perder peso y es por esta misma razón que ha comenzado a tener mucha acogida dentro de la gente que busca caminos alternativos a la hora de adelgazar. Además, la linaza tiene una gran cantidad de fibras, lo que la convierte en un alimento con una gran capacidad saciante, ideal para aquellos que quieren perder kilos.

Además, la linaza es un cereal que se caracteriza por ser tremendamente rico en ácidos grasos esenciales, aportando ácido alfa linolénico, omega 3, 6 y 9. También estas semillas son una gran fuente de vitaminas y minerales.


Incluso la presencia de los consabidos ácidos omega la convierte en una posible herramienta para luchar contra algunos tipos de cáncer.

Dentro de sus contraindicaciones, hay que aclarar que la ingesta de semillas de linaza está negada para personas que tienen riesgo de sufrir una obstrución intestinal. El consumo excesivo de linaza puede traerles aparejado estreñimiento y también otros problemas relacionados con la digestión.

También aquellas personas que se encuentran consumiendo medicamentos habitualmente pueden llegar a tener algunos problemas con la linaza. Esto se debe que puede dificultar la correcta absorción de los mismos, por lo cual se recomienda siempre que se consuma siempre por fuera del horario de ingesta de las medicinas.

Estas propiedades se deben a su composición química, como la gran cantidad de fibra dietética, ácidos grasos poliinsaturados y fitoquímicos como los lignanos. Un 30% de la semilla de linaza se compone de fibra dietética de la cual una tercera parte es fibra soluble y el resto fibra insoluble.

¿Cómo consumirla?
Las semillas pueden consumirse directamente, como si fueran caramelos, para obtener efectos purgantes (contra el estreñimiento). Para las inflamaciones intestinales y del estómago se emplea la infusión de semillas.

Se sugiere tomarla a diario. Si se consume molida se aprovechan todos sus nutrientes. La cantidad que se recomienda es un cuarto de taza de semillas molidas diariamente; esto es, dos cucharadas en la mañana y dos en la tarde.

Las mismas se pueden pulverizar en el picatodo o en una licuadora, y luego mezclar con jugos de frutas, en sopas, cereales o yogurt; también se pueden rociar sobre fruta picada, o en una ensalada.

La pueden tomar personas de todas las edades e inclusive mujeres embarazadas.

Es bueno saber que debe conservarse en un sitio fresco para poder mantener sus nutrientes.

Fuente: blogalimentos.com - salud-y-beelleza.blogspot.com

Trafico Semanal