Remedios populares con la vara de oro

La vara de oro, también conocida como hierba de los judíos, es una especie perenne que se encuentra de forma abundante en llanos, colinas y en terrenos baldíos.

Se trata de una planta erecta que llega a medir, en ocasiones, hasta 1 metro de altura. Posee tallos ramificados y hojas ovales o elípticas en la base y dentadas en el resto. Las flores son de color amarillo muy intenso y, en términos generales, son muy olorosas.

Se recolecta principalmente en verano y para conservarla, es necesario secarla pronto a la sombra y guardarla en bolsitas al abrigo del polvo.

Propiedades curativas:
Su uso medicinal no se conoció hasta el siglo XIII cuando el alquimista español Arnaldo de Villanova mencionó sus virtudes.

Es una planta que goza de fama en especial para aliviar las dolencias de las vías urinarias como la cistitis, nefritis, hidropesía y elimina el sedimento, transformando la orina turbia en clara y transparente.

Es buen diurético, ya que aumenta la cantidad de orina y favorece el buen funcionamiento de los riñones. Igualmente, es depurativa de la sangre al facilitar la eliminación del colesterol.

La vara de oro, también, resulta eficaz contra la gota, prostatitis, y en distintas afecciones del hígado.

Además, por su efecto vasoprotector permite mantener la circulación sanguínea en excelentes condiciones. Por ello, es muy empleado en el tratamiento de las hemorroides y várices.

Remedios populares con la vara de oro:
Remedio contra la obesidad: Agregar 20 gramos de la sumidad florida de la vara de oro en un litro de agua. Hervir durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar reposar 10 minutos. Seguidamente, filtrar el líquido. Beber 1/2 taza principalmente entre las comidas.

Remedio contra la diarrea: Elaborar una infusión con las flores. Para ello, se debe desmenuzar éstas y luego añadirlas a una taza de agua hirviendo durante media hora. Tomar tres a cuatro tazas al día con, si se desea, un poquito de azúcar. Resulta ideal para combatir la diarrea debido a su elevada concentración de taninos lo que produce un efecto astringente y también tiene una suave actividad sedante.

Remedio para aliviar la prostatitis: Verter una cucharada de la siguiente mezcla 40g. de flores de vara de oro, 20 g. de bayas de ciprés, 20 g. de ápices de brezo y 20 g. de hojas de gínkgo biloba, a una taza de agua hirviendo, y colar al cabo de 15 minutos. Beber tres tazas de infusión al día (mañana, tarde y noche), y seguir con el tratamiento durante un mes, tomando una o dos tazas.

Remedio contra la retención de líquidos: Agregar 35 gramos de la sumidad florida de la vara de oro en un litro de agua. Hervir durante 2 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar reposar 10 minutos. Seguidamente, filtrar el líquido. Beber a lo largo del día,

Remedio para disminuir la ansiedad: Agregar 2 gramos de las flores de vara de oro a un cuarto de litro de agua ya hervida. Dejar en contacto durante 10 minutos. Tomar, el líquido que se obtuvo, media hora antes de acostarse.

Remedio para úlceras cutáneas, cicatrización de las heridas y curar llagas Agregar 40 gramos de las flores de la vara de oro a un litro de agua fría. Dejar en contacto durante 12 horas y transcurrido ese tiempo, filtrar hasta obtener un líquido que se emplea para empapar compresas y aplicar sobre el área afectada.

Remedio para las hemorroides y las várices: Macerar durante 8 días, 20 gramos de la planta seca desmenuzada en 1 taza de vino. Filtrar y conservar en un frasco con cuentagotas. Tomar, disuelto en agua, de 20 a 30 gotas al día.

Precauciones:
En los casos que se utilice la tintura, como el remedio anterior, se debe tener en cuenta el contenido alcohólico. Por ello, no está indicado en esta forma, para mujeres embarazadas, lactantes o niños.

Debido a que la vara de oro tiene un efecto diurético, es recomendable una ingesta abundante de líquido para evitar la deshidratación del individuo.

Fuente: www.remediospopulares.com

Trafico Semanal