Las mandarinas, un buen remedio contra la obesidad y los infartos


Investigadores de la Universidad de Ontario Occidental en Canadá han descubierto una sustancia en las mandarinas que no sólo previene la obesidad sino que también protege frente a la diabetes tipo 2 e incluso la aterosclerosis, la enfermedad subyacente responsable de la mayoría de ataques cardiacos e ictus.


Los autores, que publican su hallazgo en la revista 'Diabetes', estudiaron los efectos de un flavonoide que se encuentra en las mandarinas denominado nobiletina. Los autores alimentaron a ratones de un modelo de síndrome metabólico con una dieta alta en grasas y azúcares simples.

Un grupo se volvió obeso y mostró todos los síntomas asociados al síndrome metabólico: colesterol y triglicéridos elevados, niveles elevados de insulina y glucosa en sangre e hígado graso. Estas anomalías metabólicas aumentan en gran medida el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

El segundo grupo de ratones, alimentado con la misma dieta pero a la que se añadió nobiletina, no experimentaron aumento en los niveles de colesterol, triglicéridos, insulina o glucosa y ganaron peso de forma normal. Los ratones se volvieron mucho más sensibles a los efectos de la insulina.

La nobiletina previno la acumulación de grasa en el hígado al estimular la expresión de genes que participan en el gasto del exceso de grasa y en la inhibición de los genes responsables de la producción de grasa.

Según explica Murray Huff, responsable del estudio, "los ratones tratados con nobiletina estaban protegidos frente a la obesidad y en los estudios a largo plazo, la nobiletina también protegió a estos animales de la aterosclerosis, la acumulación de placa en las arterias, que puede conducir a un ataque cardiaco o ictus.

Este estudio allana el camino a futuros estudios para examinar si este es un tratamiento viable para el síndrome metabólico y las condiciones asociadas en la población".

Fuente: La Razon

Trafico Semanal