La sandía, fruto valioso para el organismo

Actualmente preferimos comer la sandía cruda. Pero resulta que la corteza de ese fruto, esa misma que solemos botar a la basura, es decena de veces más rica en vitaminas que la propia pulpa.

En el caso de la sandía se aclara que no existe otro fruto que contenga tanto ácido fólico, vitamina muy valiosa, importante para la hematopoyesis y para la regulación de los procesos químicos en el organismo.

Como tal, es insustituible y los médicos lo prescriben a quienes padecen anemia, enfermedades del sistema cardiovascular, del hígado y de los riñones.

Esta vez haremos referencia a otro agente natural con las mismas funciones, que durante el verano aparece y predomina entre las cestas de frutos de más de un hogar. Se trata de la sandía, una fruta a la que se la ha asociado con una influencia positiva en nuestro sistema circulatorio.

La sandía contiene principalmente en la corteza un ácido que no es producido por el cuerpo humano y que permite que los vasos sanguíneos se abran, logrando así una mejor circulación, lo cual ayudaría a prevenir la impotencia en personas mayores, o bien actuar como un Viagra natural.

Además, si bien la sandía está compuesta en un 92% de agua, en el restante 8% posee vitaminas y minerales que son muy beneficiosos para nuestro organismo. La vitamina A, vitamina B6 y vitamina C se encuentran en grandes concentraciones en la sandía, lo cual es suficiente para recomendar su consumo (además de que es muy sabrosa, claro está).

De esta manera, ahora que el verano está en Latinoamérica es una buena oportunidad para consumir sandía, y desde luego que para aprovechar sus beneficios.

Fuente: www.medicina-naturista-peru.com / www.otramedicina.com

Trafico Semanal