Salud asegurada con la jugoterapia


En estas fiestas navideñas y de Fin de Año en que se generalmente se come más de la cuenta, sobre todo alimentos ricos en grasas que están deliciosamente condimentados, resultaría provechoso voltear los ojos a la Jugoterapia para aprovecharla como un factor de equilibrio, lo que de paso evitará subir esos “kilitos’’ que en enero y febrero afloran y se notan en la talla.

Hoy en día resulta comúnmente complicado tener tiempo para preparar cocteles de fruta para el desayuno o para llevarlo de lunch a la oficina, un jugo, preferentemente procesado en extractor o en licuadora, resulta una excelente y nutritiva opción, que es realmente barata.




Además representa una alternativa para disfrutar los beneficios de las frutas, con una más rápida asimilación, ya que las bondades que aportan los jugos al organismo son inmensas.

Se toman en ayunas, sin azúcar y mezclándolos con un poco de hielo, al gusto, saben mucho mejor.

Acompañar una comida con un gran vaso de jugo de naranja, de fresa, uva o de kiwi, es delicioso y ayuda a comer menos por su contenido de fructosa que provoca una inmediata sensación de saciedad.

Y porqué conformarse con un simple jugo de naranja o de papaya por las mañanas, que son los más tradicionales, si se pueden hacer mezclas especiales y de doble beneficio.

Los zumos deben ser ingeridos enseguida de su preparación para evitar que se oxiden. Ayudan a mantener un buen balance del organismo y sus efectos en los tránsitos intestinales, como depuradores, desintoxicantes, no tienen igual, en cuestión de horas, el organismo empieza a agradecerlo.

Hay infinidad de libros, revistas y artículos en Internet, que hablan de sus usos más frecuentes y sugieren diversas formas de tomar estos maravillosos jugos de frutas.

Hay mezclas de jugos para tratar el acné, para adelgazar, para limpiar el organismo, para incrementar la potencia sexual y para combatir la fatiga. Se recomienda por lo menos una vez al mes realizar una limpieza general del organismo tomando todo un día diversos tipos de jugos, o por lo menos hacerlos suplementos de la cena. Este consejo es una de las formas más sencillas de empezar a probar sus beneficios nutricionales y así gradualmente, irlos incluyendo en la dieta personal y de la familia.

Los jugos rojos: antioxidantes puros
Uno de los más conocidos es el de tomate y es un regalo para la salud al ser consumido solo, mezclado con verduras, con limón o con pimienta.

Además de su brillante color rojo, estas son sus propiedades: Es uno de los principales alimentos antioxidantes por su alto contenido de Licopeno, desintoxica el organismo y al hacerlo, previene infinidad de enfermedades.

El Licopeno es un elemento que tiene propiedades anticancerígenas, sirve como cicatrizante, elimina la retención de líquidos corporales y sirve como afrodisiaco. Una plasta de tomate en la cara ayuda a eliminar las espinillas y apoya en los tratamientos del incómodo acné. Importantes laboratorios internacionales tienen en venta tabletas cuyo contenido es puro Licopeno y lo venden como tratamiento para hacer crecer el pelo o evitar su caída.

Y aunque el tomate crudo es sabroso y fresco, cocido facilita su asimilación, de manera que hacerse de una botella de salsa Katsup y ponerselaa a lo que se antoje es excelente.

El Arándano
El arándano parece ser la novedad desde que prestigiadas firmas dedicadas a la elaboración de jugos lo incluyeron en sus listas de productos y vaya que ha revolucionado el mercado por su fuerte poder antioxidante, más aún que el de tomate. Los efectos de la mercadotecnia también han hecho su parte.

El arándano, lidera pues en los antioxidantes por su valor nutricional, por ser libre de grasas, sodio, colesterol, rico en fibras, refrescante, diurético y con un alto contenido de vitamina C además de ácido Hipúrico, que lo hace una fruta deseable.

El arándano seco que se consigue en las tiendas que venden frutas secas, es un excelente entremés por su sabor ácido y a media mañana o a media tarde, satisface el hambre. En esta forma es una excelente combinación con ensaladas.

Estudios del Departamento de Agricultura de Estados Unidos ubican al arándano en la posición número uno por su capacidad antioxidante que supera a todos los frutos y vegetales.

El pigmento que le confiere el color al fruto, interviene en el metabolismo celular humano disminuyendo la acción de los radicales libres, asociados al envejecimiento, cáncer, enfermedades cardíacas y Alzheimer.

La Granada
Es una fruta que tiene muy poco valor calórico, pero mucho aporte nutricional. Contiene potasio, vitamina A, fósforo, taninos y polifenoles que tienen un gran poder antioxidante.

Es una fruta que ahora en otoño está en su momento álgido ya que es cuando empieza su temporada, que dura más o menos hasta enero. La Granada aparece en dulces salados y picosos. Se compra en bolsas ya desgranada y es un delicado acompañamiento para los chiles en nogada, además se usa para hacer gravy para bañar carnes blancas o rojas.

La manera más sencilla de disfrutarla es en jugo. Actualmente un litro de esta fruta cuesta menos de 20 pesos.

Las uvas
Comerlas directamente del racimo, en jugo o en vino tinto, es un verdadero placer.

De acuerdo con el sitio www.megauva.com.mx que distribuye la Uva Victoria, esta simbólica fruta auxilia a mantener una piel joven gracias al alto contenido de un elemento natural, el Resveratrol. También favorece la elasticidad arterial, ayuda a mejorar la presión arterial y contribuye a evitar la acumulación del colesterol. Pero tiene un alto valor calórico.

El jugo de uva natural sin azúcar tomado a diario tiene efectos curativos, puede usarse exitosamente para depurar el organismo y es auxiliar en el tratamiento de enfermedades tales como: palidez, escrofulosis, neurastenia, debilidad corporal, estados anémicos, enfermedades del riñón, problemas intestinales, depura la sangre y enriquece el sistema circulatorio.

Es un alimento restringido para los diabéticos, obesos o hipertensos. Por el contenido de azúcares, representa un combustible directo para el cerebro. Es recomendable tomar una copa de vino tinto diariamente con la comida para favorecer la digestión.

La Cereza
Es otro de los frutos estrella por su contenido de antioxidantes. Constituyen un gran desinfectante, un poderoso depurativo, es energética, laxante y regeneradora de los tejidos orgánicos.

Su gran proporción de azúcar la hace fácilmente asimilable. Tomar un plato de cerezas en ayunas, corta trastornos intestinales como el estreñimiento.

Un jugo de cerezas frescas en las mañanas favorece enormemente en los regímenes adelgazantes.

Con toda esta información nutrimental, seguramente se antoja hacer un preparado de jugos de diversos frutos rojos y tomarlos precisamente en esta temporada decembrina y de Fin de Año, cuando seguramente por tantas fiestas, el organismo más lo agradecerá.


Trafico Semanal