Remedios caseros con tomate

El tomate, originario de la América tropical, es el fruto de la tomatera, planta herbácea anual, de tallo débil, pero de raíces fuertes que le permite un crecimiento perenne.

Fue cultivado por los incas y los aztecas (de donde proviene su nombre “tomatl”) y con las expediciones de Cristóbal Colón se dio a conocer en el resto mundo.

Cuando madura, su pulpa es carnosa y jugosa, con pequeñas semillas, sabor agridulce y olor perfumado.

Su contenido en minerales y vitaminas es muy alto y, por consiguiente, beneficia la salud. Es importante observar que aún cuando se cocinan no pierden la vitamina A.

Además contiene vitamina C en grandes cantidades, además de las vitaminas C2, B1, B2, PP, K y E que aportan más virtudes curativas. En cuanto a minerales, el tomate contiene potasio, cloro, fósforo, azufre, sodio, hierro, cobre, cinc, entre otros.

El tomate previene y combate enfermedades como la anemia (al remineralizar el organismo por la gran cantidad de elementos bioquímicos que contiene), arteriosclerosis, debilidad, falta de apetito, cáncer (según estudios un consumo habitual de tomates reduce el riesgo de muchos tipos de cáncer), estreñimiento (sus semillas favorecen la salida de las heces fecales) entre otros.

Remedios populares con tomate
Remedio para el acné: Cortar en rodajas un tomate y pasar éstas sobre el rostro y dejar actuar durante media hora. Después, enjuagar con agua fresca.

Remedio para el acné: Mezclar 40 gramos de alcohol de 90°, 1 gramo de glicerina a 28° Baumé y 100 gramos de zumo de tomate. Empapar una bolita de algodón con esta preparación y pasar por las áreas propensas a sufrir acné.

Remedio para la eczemas: Picar hojas de tomatera frescas, hacerlas calentar a fuego moderado con manteca no salada. Después colar y dejar enfriar. Más tarde volver a fundir y conservar en un tarro herméticamente cerrado. Aplicar a diario en las áreas con eczemas.

Remedio para estimular el apetito: Mezclar tomate y ajo, cortado a trozos pequeños y aliñados con un poco de aceite y aceitunas negras bien maduras. Consumirlo en forma de ensalada.

Remedio para las picaduras de insectos: Frotar la parte afectada por la picadura con hojas de tomatera trituradas. Igualmente, resulta conveniente colgar algunas hojas de tomatera en las habitaciones para ahuyentar a los mosquitos y las avispas, ya que éstos se incomodan con dicho olor.

Remedio contra el dolor de garganta: Mezclar el jugo de tomate crudo con un diente de ajo machacado en un poco de agua caliente. Hacer gárgaras varias veces al día.

Remedio para las úlceras de la piel: Pelar un tomate bien maduro, aprovechando sólo las partes rojas y despojándolo de todo lo verde, blanco y duro que tenga. Aplastarlo y mezclarlo con buen aceite de oliva hasta convertirlo en cataplasma. Colocarla templada sobre la úlcera para cubrirla seguidamente con un paño de lana. A lo largo del día se cambiará varias veces y se limpiará con un algodón empapado en aceite, sin lavarla. Si no tiene tomate fresco se puede utilizar el de conserva en lata o, aún mejor, el de conserva en botella.

Remedio para las hemorroides: Cortar un tomate maduro y pequeño por la mitad (previamente enfriado en la nevera) y colocarlo en el esfínter anal.

Remedio para la retención de líquidos: Lavar un tomate grande y maduro y cortar en rebanadas. Colocar en una batidora junto con un vaso de agua. Batir por unos instantes. Tomar este jugo a diario, ya que se considera al tomate un diurético natural.

Remedio reconstituyente: Lavar y partir en rebanadas 1 tomate. Cortar 1 rama de apio en varios pedazos. Colocar en una licuadora junto con 1 taza de agua. Licuar por unos instantes y luego colar. Tomar este jugo una vez al día preferiblemente por la mañana.

Recomendaciones
  • Evitar los tomates con un aspecto hinchado, muy blandos al tacto, con piel arrugada o de color verde.
  • Consumir el tomate tipo pera si desea una variedad con menor grado de acidez.
  • Pelar el tomate es más fácil si lo sumerge primero en agua caliente yluego en agua fría.
  • Conservar en la nevera una vez abiertos por sólo un par de días.
Fuente: www.remediospopulares.com

Trafico Semanal