Remedios caseros con el comino

El comino, cuyo nombre científico es Cuminum cyminum, es una planta herbácea anual, pertenece a la familia de las umbelíferas, que alcanza hasta 50 cm de altura.

Su tallo es erecto, delgado, con hojas segmentadas y lanceoladas. En cuanto a sus flores, éstas son pequeñas, de color blanco o rosa, y se agrupan formando racimos. Su fruto es aplanado, y tienen una forma ovoide de color verde antes de la maduración.

Su característico olor es causado por el aceite volátil que está compuesto principalmente por aldehidos, alcohol cúmico (pcymol, terpineol, alfa y beta pineno) y glucósidos. El comino tiene un sabor parecido al del anís o el cilantro, pero es más fuerte y amargo. En función del color de su semilla e intensidad del aroma existen dos variedades: el comino blanco y el negro.

Propiedades curativas
El comino no sólo se emplea con fines gastronómicos sino también terapéuticos. En este sentido, el comino, como en la mayoría de las especias, posee propiedades digestivas: antiespasmódica, estomacal (como tónico, estimula el proceso digestivo), carminativo (evita los gases o flatulencias) y consigue frenar las diarreas persistentes.

En forma de infusión es muy útil para el tratamiento de dolores menstruales e infecciones producidas por parásitos alojados en el intestino.

Es muy empleado, también, para problemas de insomnio y fiebres. La tintura se utiliza para afecciones de piel.

También se utiliza para el tratamiento de afecciones broncopulmonares porque tiene propiedades analgésicas.

Externamente se prepara como cataplasma para tratar manchas en la piel y algunos dolores musculares.

Remedios populares con el comino:
Remedio para flatulencia o gases Verter 2 gramos de semillas enteras o ligeramente machacadas en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza después de cada comida.

Remedio para las dolencias pulmonares Calentar el agua de una taza, e inmediatamente agregar azúcar y la medida de comino recomendada para evitar un sabor demasiado concentrado. Deja reposar durante 10 minutos.

Prevención
No se debe consumir durante el embarazo, ya que sus componentes pueden dañar directamente al feto o provocar abortos espontáneos.

A pesar que en algunas regiones del mundo como en la India se use para facilitar la generación de leche, es mejor evitarlo, ya que los compuestos estrogénicos del comino pueden acceder a la leche materna y afectar negativamente al bebé.

Fuente: remediospopulares.com

Trafico Semanal