Remedios caseros con ajo

El ajo crudo es un excelente remedio naural para varias dolencias comunes, como ya todos sabemos, su olor es bastante fuerte y persistente pero para evitarlo se puede consumir en píldoras o en aceite.

El consumo regular de ajo sirve para bajar la Hipertensión arterial y el Colesterol con lo cual se previenen los infartos cardivasculares, la arterioesclerosis y mejora la circulación sanguínea.

Al tener estas propiedades el ajo resulta un buen remedio natural de falta de erección en los hombres ya que al activar la circulación mejora el flujo sanguíneo en la zona genital.

El ajo es un excelente remedio casero para los hongos de la piel y la Candidiasis genital, en estos casos se aconseja el consumo en forma diaria de ajo crudo o en cápsulas y las aplicaciones del aceite en la zona afectada.

Para el reuma se utiliza en forma externa machacando unos cuantos dientes, luego se mezclan con miel y se colocan en forma de cataplasma sobre la articulación dolorida.
El ajo crudo en ayunas sirve para combatir los parásitos intestinales, para ello se machacan 7 dientes y se comen con un trocito de pan, esperar al menos media hora antes de ingerir otro alimento.

El ajo sirve también para la digestión y para limpiar el hígado, pero las personas que padecen gastritis o úlceras deben abstenerse de consumirlo crudo ya que puede causar irritación en la mucosa del estómago.

Fuente: saludplena

Trafico Semanal