Las coles de Bruselas y el brócoli podrían ayudar a tratamientos cancerígenos


Una sustancia que se produce en el cuerpo cuando se come brócoli y coles de bruselas puede frenar la proliferación de células cancerígenas y podría ser un efectivo suplemento para tratar algunos tipos de cáncer y otras enfermedades, según un estudio.

El estudio, que desarrollaron equipos de la Universidad de Ohio State y del Instituto de Investigación Richard J. Solove en Estados Unidos, fue publicado en la revista Cancer Prevention Reaserch.

Los investigadores descubrieron que esa sustancia ("indole-3-carbinol" o I3C) está relacionada con una molécula (Cdc25A), que es esencial para la proliferación y división de las células.

En concreto, la I3C puede destruir la Cdc25A, que es además una molécula que está presente a altos niveles en los cánceres de mama, próstata, hígado, esófago, endometrio y colon, y otras enfermedades como el Alzheimer.

"Un mejor entendimiento de ese mecanismo puede conducir al uso de un suplemento dietético (de esa sustancia) como una estrategia efectiva y segura para tratar una variedad de cánceres y otras enfermedades", explicó el autor que lidera el trabajo, Xianghong Zou.

El estudio, basado en varios experimentos en células de cáncer de mama, demostró que la sustancia causaba la destrucción de la molécula e indicó la localización específica que servía como diana a la sustancia para acabar con la molécula.
Además, concluyeron que si esa localización es alterada por una mutación genética, la IC3 ya no consigue destruir la molécula.

Sin embargo, otras pruebas mostraron que esa sustancia sí que logró reducir el tamaño de tumores en un 65 por ciento cuando se administró oralmente a ratones.

Fuente:
El Correo

Trafico Semanal