El Higo ayuda a superar problemas digestivos

Este es un fruto de sabor dulce y una pulpa muy agradable al paladar, rebosa de nutrientes y además cuenta con alto contenido de fibra, mejora el tránsito intestinal; mientras que sus vitaminas, sales minerales y otros activos, le confieren propiedades medicinales y nutritivas, indispensables en la dieta de niños, deportistas y embarazadas.



Los higos contienen un 70% de agua, fibra, hidratos de carbono (sacarosa, glucosa, fructosa) y muchas calorías. Por lo que no son aconsejables en una dieta de adelgazamiento. Contiene vitaminas C y pro-vitamina A, minerales como: potasio, magnesio, calcio, fósforo, entre otros.

Posee una cantidad de azúcar superior al resto de las frutas, de ahí que su valor calórico sea muy parecido al del plátano o la uva. Es pobre en grasas y en proteínas, pero rico en agua, minerales y fibra.

Digestivo
El higo es recomendable para problemas del sistema respiratorio, dolor de garganta, bronquitis y tos, es rico en vitaminas y aporta mucho al tratamiento de las enfermedades respiratorias y a sus complicaciones, mencionan los especialistas.

Contiene también una fibra llamada lignina, muy eficaz en corregir trastornos de intestino o estreñimiento crónico, además de un alto contenido en calcio. Este mineral es esencial para la formación ósea del ser humano, además aumenta la densidad y facilita el correcto desarrollo de los huesos.

El higo soluciona problemas de digestión lenta ya que posee enzimas y flavonoides que favorecen notablemente el proceso digestivo y contiene una alta concentración de polifenoles, que combaten los riesgos de sufrir trastornos cardiovasculares.

Anemia
Debido a la gran cantidad de carbohidratos que tiene, este fruto es una importante fuente de energía, además el calcio que posee tiene cierta similitud con el de la leche. Son muy efectivos cuando se tiene afecciones bucales, llagas, aftas, etc. También tiene cualidades laxantes y diuréticas. Por ser un producto natural es recomendable para ser consumido por niños pequeños, adultos, ancianos, mujeres en gestación, estudiantes y para los que hacen actividades físicas.

Tiene un alto contenido de azúcares, 250g de fruta aportan 1300 calorías y 12g de proteínas, también tienen vitaminas A, B1, B2, B3, C, calcio y hierro. El higo maduro es muy digestivo porque contiene una sustancia especial llamada cradina. Tanto secos como frescos, los higos son un excelente tónico para las personas que realizan esfuerzos físicos o intelectuales. Además, es rico en hierro, de gran ayuda para personas con anemia o problemas causados por dolores menstruales.

Los niños pueden comerlos como postre o como golosina, sustituyendo caramelos y confituras. Los bebés muy pequeños pueden tomar su jugo o pulpa.

Uso medicinal
El higo combate afecciones respiratorias como la gripe, tos y bronquitis, así como la ciática e inflamaciones de la boca y garganta. Tradicionalmente se le utiliza como madurativos sobre los abscesos, si son aplicados como pasta, mientras que su savia o “leche” elimina callosidades, verruga y pecas.

Todos los higos son aromáticos, dulces, blandos y fáciles de digerir. Los higos secos se asocian a la época navideña pero pueden utilizarse para elaborar panes, para la lonchera de los niños. Los higos frescos son deliciosos mezclados con yogur u otros productos lácteos.

A diferencia de otras frutas, las arrugas y aberturas que presenta la piel de los higos revelan el momento ideal de su consumo porque son una evidencia de que el fruto ha llegado a su punto de sazón.

Fuente: Expreso

Trafico Semanal