Propiedades de la lechuga contra la artritis

Son muy notables las propiedades curativas que posee esta verdura. Comparando sus elementos ácido-formadores con sus alcalinos, la lechuga tiene un alto contenido alcalino, convirtiéndose en un alimento neutralizador de ácidos, de la sangre o tumores. Por ello la necesidad de incluir una buena porción de lechuga en la dieta.


La lechuga americana es deliciosa y hay diversas variedades que se han adaptado en nuestro país. Por ejemplo, existe una lechuga morada con cualidades anticáncer que se puede incluir, además, para dar color a nuestras ensaladas.


PROPIEDADES DE LA LECHUGA

- Es muy útil para el tratamiento de reumatismo, artritis, gota, acidosis, diabetes, erupciones cutáneas, eczemas, várices, arteriosclerosis, etc. Para ello se debe comer lechuga en abundancia cada día.
- Algo del silicio que contiene, es esencial para el pelo, las uñas, la piel, el esmalte de los dientes y las paredes de todos los tejidos celulares.
- La lechuga también es buena para controlar los nervios irritados, así como para despertar el apetito, aumentar el flujo de la orina y superar el insomnio.


La corteza de la lechuga que ha crecido hasta alcanzar la completa madurez contiene la lactucina con el que se puede preparar un magnífico calmante de la siguiente manera:



Preparado

- En un litro de agua se pone la corteza de 2 o 3 tallos de lechuga espigada, cortados en pequeños pedazos y triturados en un mortero y se hace hervir hasta que el agua quede reducida a la mitad.
- Este cocimiento también da magníficos resultados en las afecciones de las vías respiratorias, especialmente en los catarros y bronquitis con tos. Los efectos serán mejores si se agrega linaza o cualquier otra planta mucilaginosa, endulzándola con miel de abejas.
- Este preparado resulta eficaz contra los dolores de estómago, para esto se tomará una taza cada 3 horas.


ADIÓS INSOMNIO

Para combatir el insomnio se puede tomar 2 tazas de cocimiento de tronco de lechuga triturada o colada antes de dormir.


La lechuga hervida durante 10 minutos, aplicada directamente en forma de cataplasma con algo de aceite de oliva, desinflama en muy corto tiempo toda la hinchazón y quita el enrojecimiento de la piel.



El jugo de lechuga es magnífico para tratar la erisipela y las inflamaciones, para ello se aplicará en forma de compresas, a las regiones afectadas. El agua destilada de lechuga se emplea en las enfermedades de los ojos, en forma de colirio.



Es una fuente importante de folato (vitamina B9), esencial para aquéllas mujeres que planeen o ya estén embarazadas, esto es debido a que se sabe que ayuda a prevenir defectos congénitos.



Aunque en menor medida, aporta vitamina C, la cual no sólo tiene propiedades antioxidantes sino que también participa en la formación de los glóbulos rojos, huesos, dientes y colágeno.



También contiene –en distinta medida, según la variedad– beta carotenos y antioxidantes que auxilian en la prevención de enfermedades degenerativas, entre las que se incluye el cáncer y la aterosclerosis. Se sabe que las verduras cuanto más oscuras –verdes– más cantidad de beta carotenos tienen.



Otras aplicaciones

La lechuga es ideal para incorporarla en dietas para adelgazar o de bajo valor calórico.


También se cree que la lechuga produce un efecto sedante en el organismo, por lo que se la suele recomendar para calmar estados nerviosos y para inducir el sueño. Asimismo, se la considera facilitadora de la digestión y un gran depurativo gracias a su alto contenido de agua y potasio.



Fuente: Expreso


Trafico Semanal