El zumo de granada puede ayudar a solucionar los problemas de disfunción eréctil

Investigadores de la Universidad de California, han realizado un estudio piloto, randomizado, doble ciego, de 24 semanas de duración, para analizar los efectos del zumo de granada en hombres con disfunción eréctil.

El estudió, que analizó resultados en 61 pacientes afectados con disfunción eréctil moderada durante los tres meses anteriores, concluyó que el 47 por ciento de los hombres que tomaron zumo de granada durante el periodo de estudio manifestaron mejoras en sus erecciones frente al 32 por ciento del grupo placebo. La disfunción eréctil ó incapacidad para conseguir la rigidez del pene suficiente para permitir una penetración vaginal completa que lleve a una relación sexual satisfactoria, afecta al 42 por ciento de los españoles con edades comprendidas entre los 18 y los 95 años según el Estudio Epidemiológico para la detección de Disfunciones Sexuales en pacientes de Atención Primaria.

Se considera que existe una alteración cuando ocurre de manera persistente y puede ser síntoma de otras enfermedades como la diabetes, hipertensión, ateroesclerosis, afecciones de próstata, etc.

El doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, Director del Instituto Urológico Madrileño y autor del libro «Potencia tu vida sexual», afirma «la granada se caracteriza por tener un componente llamado ácido elágico, que tiene una potente acción antioxidante, y es a través de ésta propiedad como se consigue una mayor producción de un metabolito llamado óxido nítrico, que es el que se encargaría de mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo, y en particular en la zona pelviana, favoreciendo con ello una mejor erección en el varón.

El hecho de que el zumo de este fruto tenga un mayor poder antioxidante reside, en que durante la elaboración del mismo también se le agregan determinados compuestos que lleva la piel de la granada, y que sabemos hoy en día tienen una gran riqueza en distintos polifenoles». Según Ruiz «que la granada mejora la sexualidad se sabe desde hace siglos, pues no en vano en la Antigua Grecia, era frecuente echar semillas de granada en el lecho conyugal con dicho fin, aunque ellos desconocían la explicación científica».

Diversos estudios científicos demuestran el poder del zumo de granada como antioxidante natural en concentraciones muy superiores a las encontradas en otros alimentos, pero es importante tener en cuenta, afirman los expertos, que las principales propiedades de la granada se encuentran en la cáscara por lo que es recomendable recurrir a derivados de la fruta que incluyan cáscara en su composición. También es sabido la importancia de la dieta sana y el ejercicio en el tratamiento de la disfunción eréctil.

Compuesta principalmente por agua (80 por ciento) y azúcares (17 por ciento), la granada tiene un alto contenido de polifenoles sustancias que son convertidas por la flora intestinal en otras más simples, llamadas «urolitinas» (con altas concentraciones en sangre y presentes hasta 4 días después de ser ingeridas por nuestro organismo), punicalaginas (con actividad antibacteriana y de prevención del estrés oxidativo) y antocianos (que fortalecen y conservan el colágeno, mejoran la micro circulación ocular, el estado de los vasos sanguíneos, etc.). La granada posee tres veces más antioxidantes que el te verde, o el vino tinto de reserva, y ha demostrado su eficacia en diferentes alteraciones como el cáncer de próstata, arterioesclerosis e hipertensión, menopausia, procesos inflamatorios, etc., además, reduce la tensión arterial, la glucosa y mejora la perfusión cardiaca un 50 por ciento por lo que se está utilizando en pacientes afectados por infarto.

Artículos Relacionados:


Trafico Semanal