Dieta flexitariana y alimentos


La dieta flexitariana como su nombre lo sugiere, es una dieta vegetariana flexible (aunque ya de por sí el vegetarianismo es mucho más indulgente que el vaginismo).

Los flexitarianos aman las hortalizas y las frutas, pero también se permiten de vez en cuando un poco de carne y otros alimentos de origen animal.

Este concepto “flexible” del vegetarianismo se basa en cinco principios básicos a partir de cinco grupos de alimentos:

Nuevas carnes: además de los cuatro sabores que todos conocemos, existe un quinto sabor llamado “umami” o sabor de la carne. El glutamato monosódico es un compuesto natural de las carnes y algunos vegetales y que se puede utilizar como condimento en algunas comidas para no perder el sabor al que estamos acostumbrados.

Hortalizas y frutas: todas están recomendadas, como es obvio. Las frutas son ricas en vitaminas, minerales antioxidantes y te quitan el hambre. Si no te gusta el sabor amargo de alguna hortaliza o verdura puedes blanquearlas, remojarlas con agua azucarada o salar la pulpa (depende del tipo de hortaliza o verdura).

Granos integrales: el salvado, el germen y el endospermo contienen fibra, magnesio, vitamina E, ácido fítico, betaglucanos, fitosteroles o compuestos fenólicos, sustancias que ayudan a prevenir la obesidad, la diabetes, los problemas cardiovasculares y diversos tipos de cáncer de colon.

Otros granos que debes agregar a tu lista son: la quinua, el sorgo, el bulgur, el trigo sarraceno, el centeno, la cebada, el amaranto, el mijo, el kamut, entre otros.

Lácteos fermentados: bajo en grasas y rico en bacterias probióticas, el yogur es una magnífica y deliciosa fuente de calcio.

Saborizantes: como reemplazo a los azúcares refinados existen múltiples opciones para darle el toque de sabor a tus comidas y bebidas como la vainilla, la canela, el néctar de agave, los jarabes de arroz, arce y cebada.

Cambiar de una dieta carnívora a una vegetal no se debe hacer de golpe por razones fisiológicas y psicológicas. Dar este giro de 180 grados debe hacer de forma gradual, por lo que considera que la dieta flexitariana un buen primer comienzo para aquellos aspirantes a vegetarianos.

fuente: nutricion.pro

Trafico Semanal