La Guanábana. Propiedades Anticancerígenas


La guanábana (Annona muricata) es un árbol de hoja perenne endémico del Caribe, Centro y Sudamérica, estrechamentente relacionado con la chirimoya. Se cultiva, como esta, por su fruto, de cáscara verde y sabor muy dulce.

Descripción

La fruta es muy delicada de color verde oscuro cubierta de espinas suaves. Es relativamente grande y de cáscara muy delgada. Se debe cosechar antes de estar madura. La pulpa es blanca, cremosa, carnosa, jugosa y ligeramente ácida, mide 2-3 dm de largo, pudiendo pesar 2,5 kg .

Propiedades

Esta planta prodigiosa tiene propiedades curativas. Las acetogeninas de las hojas son anticancerígenos mientras que sus frutos, aromáticos y deliciosos, tienen enzimas, minerales y vitaminas que la convierten en ideales para el tratamiento de la diabetes, úlceras, hipertensión, parasitosis intestinal, etc.

Contribuye a la adecuada regeneración celular y mantiene el organismo libre de lesiones; ayuda a mejorar y fortalecer las defensas del organismo; previene el deterioro de la salud de las personas con enfermedades o problemas degenerativos; estimula una correcta digestión de los alimentos y favorece la asimilación de nutrientes.

La mejor forma de consumir la guanábana es en extracto para obtener una rápida y mayor absorción de todos sus principios activos, lo que redunda en un organismo saludable.

Anticancerígeno: Hojas y brotes tiernos
Antibacteriana: Corteza
Antiparasitario: Semillas y corteza
Antiulceroso: Corteza
Galactogogo: Fruto
Antiespasmódico: Hojas
Sedativo: Hojas
Antimalárico: Hojas
Antidiabético: Hojas
Vasodilatador: Hojas
Pectoral: Flores
Amebicida: Corteza
Vermífugo: Corteza y hojas
Insecticida: Hojas y raíz

Anticancerígeno

Su mayor virtud radica en las acetogeninas, sustancias cerosas resultantes de la combinación de ácidos grasos de cadena larga que, de acuerdo a un estudio en la Universidad de Pardue en California, pueden inhibir selectivamente el crecimiento de células cancerígenas y también inhibir el crecimiento de las células del tumor, resistentes al adriamycin (droga quimioterapéutica).

En otro estudio realizado por científicos de la misma Universidad, se demostró que las acetogeninas son extremadamente potentes teniendo una ED50 (dosis letal 50) de hasta 10 – 9 microgramos por mililitro, resultando tener unas 10,000 veces la potencia del adriamycin.

La acetogeninas, también inhiben la enzima (ubiquinona-ubiquinona oxidasa ) que es peculiar en la membrana plasmática de la célula cancerosa.

Por esta razón la propiedad antitumoral de la guanábana o graviola ha sido patentada por lo menos por 9 Compañías extranjeras

Trafico Semanal