La soya, grano milagroso

Aunque hace ya algún tiempo se viene hablando de la soya como un suplemento nutritivo de propiedades benéficas comprobadas, de unos cinco años hacia acá se han develado otras virtudes de esta planta leguminosa. 


De su pequeño grano comestible se extrae un aceite que tiene efectos antioxidantes e hidratantes, entre otros.
Y si estas propiedades se habían aplicado hasta hace poco a la elaboración de productos alimenticios, su irrupción en el mundo de la belleza ha sido comparable al del aloe vera, con el que ahora compite en eficiencia para tratar diversas alteraciones de la piel.


No son nuevas, en absoluto, las ‘gracias’ de la proteína soya. En 1977 la Federación de Drogas y Alimentos de Estados Unidos, FDA, reconoció su incidencia en la disminución de las enfermedades coronarias, hoy recientes investigaciones han explorado sus bondades en el rejuvenecimiento y mantenimiento de la piel. Razón por la cual cada vez más se está utilizando en productos cosméticos.

Se asegura que la soya es la leguminosa que posee la composición nutricional más equilibrada, con cerca de 40% de proteínas, 20% de lípidos y 30% de carbohidratos, y que al ser transformada en emulsiones de uso tópico su composición favorece la retención de agua en la superficie de la piel, restableciendo su textura y suavidad.

En cuanto a la propiedad hidratante de la proteína de soya, estudios recientes aseguran que ésta aporta mayor porcentaje de hidratación que la sábila y la glicerina. Además, su extracto acuoso es un inhibidor de las proteinasas, que juegan un papel preponderante en el proceso de envejecimiento de la piel, y por lo tanto es de utilidad para mantener su elasticidad, tersura y suavidad en la medida en que aumenta su hidratación. También actúa como antioxidante al inhibir los niveles de oxidación de los radicales libres, lo que ha llevado a su utilización en protectores solares.

Las aplicaciones hechas a partir de este pequeño grano incluyen fórmulas para la piel y el pelo. En el primer caso regular la producción de melanina y equilibrar la pigmentación de la piel, estimulan la fisiología cutánea, mejoran la estructura de la dermis y la firmeza de la piel. En el segundo caso, permiten que las proteínas penetren en el pelo otorgándole fortaleza al pelo, a modo de escudo protector.

Entonces no dudes en comprar algun producto a base de soya. Primero porque son a base de elementos naturales y segundo porque efectivamente funcionan con el uso constante y disiplinado.

Fuente: revistafucsia.com

Trafico Semanal