Recomendaciones naturales para depurar su cuerpo

El exceso de comidas grasas, dulces, atracones de alcohol y la ausencia de ejercicio físico, hacen que nuestro organismo y en particular el hígado se resientan. 


Consumimos entre un 30 y un cincuenta por ciento más de las necesidades nutricionales diarias, y las urgencias hospitalarias también se elevan en un 25% con síntomas de indigestión.

Como mínimo debemos volver a nuestra nutrición habitual, pero también podemos echar una mano al hígado y ayudarlo a eliminar toda la basura acumulada en forma de toxinas.

Algunas funciones del Higado

1. Actividad Circulatoria, Filtra la sangre procedente del intestino depurándola.

2. Actividad secretora y excretora, Se encarga de producir bilis para facilitar la digestión de las grasas en el intestino, permitir la absorción de vitaminas, metabolizar el colesterol, equilibrar la acidez del quimo en el duodeno, y transportar la inmunoglobulina a la mucosa intestinal.

3. Actividad Metabolica, Es el encargado de convertir los carbohidratos y proteínas en grasas.

4. Actividad protectora y desintoxicante, En el hígado existen unas células conocidas como "células de Kupffer", que tienen la función de fagocitar (ingerir y digerir) parásitos, virus, bacterias y macromoléculas por lo que constituyen una barrera para las toxinas y microorganismos procedentes del intestino.

5. Actividad hematológica, Durante parte de la vida embrionaria y en algunos estados patológicos en el adulto se forma sangre en el hígado. Además, éste produce fibrinógeno, protombina y heparina; y destruye eritrocitos

Sintomas que nos indican la necesidad de depurar nuestro cuerpo

Algunos de estos sintomas son :
  • fatiga, caída del cabello, uñas quebradizas, pérdida de apetito, astenia, decaimiento, dificultad para conciliar el sueño o falta de energía en general.
Todos estos sintomas pueden ser un reclamo de nuestro hígado pidiendo auxilio. Cualquier época del año puede ser buena para depurar nuestro organismo.




Desintoxicación (entre 3 y 10 días)

  • Consuma frutas como desayuno, almuerzo y/o sustitutivo de la cena: Uvas, manzanas, ciruelas, cerezas, nísperos, o frutas de temporada.
  • Verduras crudas o cocinadas con poca sal, y aunque todas son buenas, déle prioridad a: alcachofas, cardo, cebollas, berenjena, escarola, rábanos y endibia.
  • Aceite de oliva en cantidades moderadas, que favorece el buen funcionamiento hepático.
  • Lecitina, para evitar el depósito de grasa en el hígado.
  • Cereales integrales, que aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B.
  • Achicoria, que facilita el vaciamiento de la vesícula.
  • Prepare los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha.
  • Elimine el consumo de productos refinados, la carne roja y los lácteos o derivados.
  • Reduzca la cantidad de alimentos a ingerir.
  • Beba agua filtrada o embotellada
  • Realice ejercicio físico de acorde al consejo de su médico.
  • Evite el estrés y duerma las horas necesarias para un sueño reparador.
  • No tome alcohol durante estos días y absténgase en la medida de lo posible del tabaco. Debería suprimirlo definitivamente.
Algunas plantas que nos ayudan a la depuración


Cardo mariano, Popularmente conocido como cardo borriquero. Su principal cualidad es su capacidad para regenerar las células hepáticas. Es de utilidad en la terapia de la cirrosis, hepatitis crónica, o la degeneración grasa del hígado. Su falta de toxicidad hace que se pueda utilizar durante largo tiempo. La mejor forma de utilizarla es tomando cápsulas o comprimidos de extracto seco, junto con la planta micronizada. Varios laboratorios la tienen envasada de esta forma.
Alcachofa, Sus principios activos concentrados sobre todo en las hojas son la cinarina principio amargo y unos flavonoides derivados de la luteína. Investigaciones llevadas a cabo en los últimos años han demostrado que a dosis adecuadas la alcachofa es capaz de disminuir los niveles plasmáticos de lípidos y de ejercer un importante efecto hepato-protector, probablemente debido a sus propiedades antioxidantes. Esta acción es debida a la acción captadora de los radicales libres que producen la oxidación celular.
Diente de león. Esta planta, tan común en los campos españoles, tiene propiedades muy beneficiosas tanto para el hígado como para la vesícula. Es un excelente depurativo. Drenador hepato-renal. Se utiliza la raíz. Tiene efecto colerético bien comprobado en experimentos con animales que demuestran el aumento de la secreción de la bilis hasta llegar a triplicarla. Descongestiona así el hígado y facilita su función de desintoxicación. Funciona muy bien en casos de disquinesia, vesícula perezosa, y otros trastornos de su funcionamiento.

Trafico Semanal