El Té Rojo, y sus beneficios

La medicina tradicional china considera el Té rojo Pu-Erh como un remedio natural para mantener una buena salud y lograr un peso ideal, ya que debido a sus diversas virtudes era conocido antiguamente como el "té de los emperadores".


Hoy se puede decir que el té rojo ayuda a perder algunos kilos sin mayores esfuerzos, ya que además de tener un sabor agradable, reduce el nivel de colesterol sin hacer grandes sacrificios. 


Es más, en Estados Unidos se le tilda de una infusión devoradora de grasas. Pero este té tiene más propiedades.
Desde no hace mucho tiempo que se han destacado sus efectos antioxidantes, las que están llamado la atención de muchas personas que se proponen seguir una alimentación saludable.

PROPIEDADES
El naturópata y acupuntor español, Josep Vicent Arnau, señala en un sitio especializado que esta infusión ayuda a acelerar el proceso de depuración, lo que activa el metabolismo del hígado. Además, refuerza el sistema inmunitario, protege de infecciones y posee efectos bacteriostáticos.

El especialista también agrega que el té rojo facilita la digestión cuando se consumen comidas ricas en grasas, y estimula la secreción de las glándulas digestivas. Por eso su fama dentro de ciertas dietas depurativas para bajar de peso.

Por lo demás, esta infusión ayuda a disminuir el colesterol y eliminaría el sobrepeso provocado por una mala alimentación.

De hecho, según estudios previos, el té rojo ha ayudado a pacientes a reducir hasta 10 kilos de peso en cuatro semanas tomando entre 3 y 4 tazas de té y sin necesidad de una dieta estricta.

PREPARACIÓN
Claro que antes de comenzar a probar este beneficioso té, es necesario saber prepararlo.

Para preparar una taza de té rojo son suficientes 3 gramos de hojas (una cucharadita de postre), a las que se añade agua hirviendo o muy caliente, dejando reposar la infusión entre 2 y 5 minutos.

En el caso de que su sabor resulte muy fuerte o amargo, es recomendable no endulzarlo con azúcar refinada, ya que ésta es rica en glucosa, producto previamente metabolizado que se convierte al poco tiempo en glucógeno y, por tanto, en grasa.

Por ello, es mejor usar cualquier producto natural o integral, como miel o azúcar rubia.

Trafico Semanal