¿Diet o Light? que beneficios nos brindan


Los alimentos light y diet han invadido los supermercados con gran cantidad de productos, como yogurt, leches, mermeladas, concentrados de caldo o bebidas.

Muchos creen que consumir este tipo de alimentos les permitiría disminuir esos kilos de más, tan molestos en esta temporada.
Pero empíricamente, en muchos casos, se ha demostrado que esto es un error, puesto que en ocasiones los alimentos rotulados de esta forma poseen las mismas calorías que los productos comunes.

En épocas en que el cuidado del cuerpo está siempre presente y buena parte de la población inicia esas repentinas dietas relámpago es importante saber diferenciar entre productos diet y light, que encabezan estos regímenes alimenticios veraniegos, para así afrontar una alimentación en realidad saludable.

La poca regulación y educación sobre estos alimentos genera la confusión de su consumo. “Esto genera que para las personas sea muy difícil diferenciarlos. Por lo tanto, más que guiarse por esta rotulación hay que ver los componentes nutricionales”, así lo planteó la nutricionista.

Respecto a este tema, la profesional Luisa Solano agregó que hace más de un año el Ministerio de Salud legisló acerca del etiquetado nutricional de los alimentos, porque realmente existía una confusión entre los alimentos diet y light. A su juicio, este desorden se da porque “hay muchos alimentos que llevan una descripción que no corresponde.

En una primera aproximación hay que precisar que los alimentos diet son aquellos libres de azúcar y que están enfocados, principalmente, a las personas diabéticas. En tanto, los light son aquellos bajos en contenido graso y aporte calórico”, aclaró.

¿Qué es un alimento light?
El boom que ha ocasionado en el mercado la gran cantidad de alimentos con esta rotulación provoca una confusión en el consumidor. Por lo que éste debe tener muy claro qué es exactamente, qué aporta y para qué les sirven los alimentos con dichas características.

Los productos denominados light son bajos en calorías, porque han sido desgrasados o porque se les ha reducido o quitado una cantidad de azúcares. En otras palabras han sufrido una reducción o sustitución de algunos de los componentes de los productos tradicionales para conseguir que tengan un menor aporte calórico.

En esta línea, la nutricionista Luisa Solano definió a estos productos como “aquellos alimentos que tienen un 25% menos de contenido calórico y un bajo contenido graso”. Por su parte, la profesional Gabriela Isla acotó que una de las ventajas de los productos ligeros es que "ayudan a moderar el consumo de energía, pero su inconveniente pasa porque a veces tienen demasiados aditivos (idea que poco tiene que ver con la de alimento saludable)”.

¿Qué son los alimentos diet?
Solano comentó a este respecto que “las características de los alimentos diet permiten que sean propicios para el consumo de personas con problemas de salud, como por ejemplo los diabéticos, gracias a la disminución de los azúcares”.

Conviene aclarar que diet (dietético) no es sinónimo de bajas calorías. Nutricionistas aclaran que bajo este nombre se definen a los productos cuyos componentes se han modificado, ya sea porque tienen menos hidratos, más proteínas, menos grasas, o un aumento de minerales en su composición.

En definitiva, dicen los expertos, es un adjetivo de uso excesivamente amplio y poco concreto que puede aplicarse a cualquier producto que ha variado su composición química.

Para tener en cuenta
Es importante remarcar que la reducción de calorías se puede conseguir de diferentes maneras. Por ejemplo, sustituyendo los azúcares por edulcorantes acalóricos, eliminando total o parcialmente la grasa de los alimentos o reduciendo el contenido de alcohol, sin tener que hacer un uso masivo de esta clase de productos.

Sin embargo, Solano señaló que para quienes buscan mejorar su condición física y de salud, dejando atrás las complicadas enfermedades relacionadas por la obesidad, “se debe tener una alimentación equilibrada, comer las cuatro comidas diarias, mantener un control nutricional. Todas las personas sanas pueden evitar tanto los productos light como los diet, aprendiendo a seleccionar los alimentos que comemos y moderando la cantidad de ellos”, aseguró.

Por su parte, Isla fue más allá y comentó que "quienes no sufren un problema de salud que los obligue a consumir dichos alimentos y que además no poseen orientación profesional lo único que logran con la elección de estos alimentos (light y los diet) es incrementar el gasto de alimentación, porque -sin duda- estos alimentos son más caros”, agregó.

Ahora, si hablamos de personas con problemas de obesidad, diabetes u otras enfermedades es preciso que tengan siempre una evaluación médica y nutricional, porque se debe determinar cuál es el tipo de aceite y carbohidratos que pueden ingerir.

Respecto de los alimentos light, el peligro está en desconocer lo que indican las fórmulas que aparecen en las etiquetas. Porque muchos consumidores, creyendo que los productos que se promocionan como diet o light no engordan, pueden llegar a comer en exceso, dejando de lado otras estrategias que sí sirven para adelgazar, como es la práctica de ejercicios, consumir alimentos en menor cantidad y cambiar los hábitos alimentarios, comentó Isla.

A juicio de las profesionales, lo que sí puede ser un gran aporte de estos productos para la dieta, es el hecho de incorporar lácteos light a nuestra alimentación, cuando no se quiere aumentar el número de calorías.

Son, sin duda, las características de estos productos las que pueden generar confusiones, por lo que conocer sus reales alcances ayuda a no atribuirles cualidades milagrosas a su consumo, en cuanto a su ayuda a la baja de peso. En otras palabras, lo ideal si se quiere adelgazar algunos kilos, es elegir alimentos frescos, no excesivamente elaborados, por supuesto seguir las indicaciones de un especialista y no dejarse engañar por las eventuales cualidades de lo light y diet, restringiéndose en el consumo de éstos.

Trafico Semanal