Los jugos de frutas y de verduras nutren la dermis y son baratos

Las frutas y verduras son una verdadera fuente de vitaminas. La piel se nutre de ellas y es posible -mediante algunas costumbres alimentarias- dejar de lado el uso de costosas cremas, que resuelven el problema a medias y que pueden provocar alergias.

Cambiarlas por jugos de frutas es una manera natural de depurar, nutrir, hidratar y mejoran notablemente la piel. Aquellas frutas y hortalizas de color amarillo y las verduras de hoja verde contienen gran cantidad de vitamina A, sustancia clave para la formación de tejidos, mucosas y células de la piel. Frenan los radicales libres y por lo tanto retrasan el envejecimiento. Tales beneficios son reconocidos por nutricionistas y dermatólogos.

Los jugos de zanahoria, calabaza, espinaca, acelga y duraznos, por ejemplo, son los indicados para prevenir las arrugas. En tanto, un licuado de una remolacha, un pimiento rojo y una zanahoria contiene gran cantidad de betacaroteno, lo que contribuye a una buena regeneración celular y combatir el envejecimiento.Otro licuado nutritivo se consigue con 150 gramos de nísperos, una naranja y un pomelo.

Estas frutas combaten los radicales libres y benefician notoriamente el aspecto y la salud de la piel. Los cítricos, el kiwi, las frutillas y otras fresas, el berro, los repollos y el perejil son alimentos ricos en vitamina C. Su consumo brinda elasticidad a la piel y combate el deterioro que causa el paso del tiempo.

Cutis luminoso

El tomate y la palta -fuentes de vitamina E- son las frutas ideales para obtener una piel tersa y luminosa sin necesidad de recurrir a productos cosméticos. La ingesta diaria de jugo de tomate o de palta dará rápidos resultados. 

Cómo preparar un licuado

Lavar bien las frutas y quitarles las partes golpeadas o en mal estado. Es mejor seleccionar frutas cultivadas en forma ecológica para que no contengan pesticidas ni fungicidas. Preparar el jugo al momento de beberlo.

Fuente: La Gaceta.com

Trafico Semanal