Aceites Esenciales, propiedades y usos

Los aceites esenciales son mezclas de varias sustancias químicas biosintetizadas por las plantas, que dan el aroma característico a algunas flores, árboles, semillas y a ciertos extractos de origen animal (almizcle, civeta, ámbar gris).


Son insolubles en agua, levemente solubles en vinagre, y solubles en alcohol, grasas, ceras y aceites vegetales. Se oxidan por exposición al aire. El principal método de aplicación de los aceites esenciales es a través de una dilución en agua caliente, para que así el vapor del agua mezclado con las esencias se absorban por medio del aparato respiratorio.

Es importante señalar que la mayoría de los aceites esenciales no pueden aplicarse en su estado puro directamente sobre la piel ya que son altamente concentrados por lo que será necesario diluirlos en otros aceites o en agua.


En su gran mayoría son de olor agradable, aunque existen algunos de olor desagradable los cuales contienen compuestos azufrados.
Los aceites esenciales se clasifican con base a diferentes criterios: Consistencia, origen y naturaleza química de los componentes mayoritarios.

Precauciones con los Aceites Esenciales

Los aceites esenciales son sustancias extremadamente concentradas y se deben utilizar en pequeñas dosis. En general puede practicarse su uso sin riesgo alguno siempre que se tengan en cuenta unas sencillas normas de seguridad:
  • Adquirir aceites esenciales de calidad garantizada y de un proveedor de confianza.
  • No aplicar aceites esenciales sin diluir directamente en la piel. Exceptuando la lavanda, el espliego y el árbol del té. El resto solo si un médico los recomienda.
  • No ingerir jamás aceites esenciales (ni siquiera diluidos) a menos que hayan sido prescritos por un médico y se tomen en la dosis indicada por el mismo.
  • Evitar el contacto con los ojos y con las mucosas. En caso de contacto accidental, enjuagar la parte afectada con abundante agua.
  • Después de una aplicación sobre la piel de un aceite esencial derivado de cítricos (melisa, naranja, mandarina, petit grain, bergamota y limón), no debe tomarse jamás el sol, puesto que podría desencadenar reacciones cutáneas de tipo fotoalérgico.
  • Para las personas alergicas, aconsejamos aplicar una gota de esencia diluida en la parte delantera de la muñeca y esperar 24 horas. Si aparecen manifestaciones de enrojecimiento o irritación, evitar el uso.
  • Las esencias deben mantenerse fuera del alcance de los niños. Para usarlas con ellos es mejor diluirlas y usar las más delicadas como benjuí, lavanda, manzanilla, mandarina, naranja, palisandro, rosa, entre otras.
  • Se desaconseja el uso en edad pediátrica de los siguientes aceites: tomillo, eucalipto, salvia, anís y todos aquellos que se consideren tóxicos o ligeramente tóxicos. En el caso de bebes es mejor no usar los aceites esenciales.
  • En caso de epilepsia evitar las siguientes esencias: romero, salvia y tomillo.
  • Durante el embarazo no usar aceites esenciales sin receta médica. En el periodo de lactancia debe evitarse su uso por que los aceites afectarán al bebé a través de la leche materna.
  • Además, determinadas esencias como: Alcanfor, anís, anís estrellado, ajenjo, boldo, cedro virginia, cedro texas, cedro Chino, eneldo, hierba buena, hinojo, laurel, menta pulegium, ruda, salvia oficinalis, enebro, incienso, romero, eucalipto; pueden presentar riesgo de toxicidad si son utilizadas en cantidades elevadas. Entendemos que son cantidades elevadas 10-20 ml de esencia, teniendo en cuenta que un mililitro equivale a 20 gotas.
  • Pueden ser irritantes, no toxicas: Albahaca, limón, melisa, menta, tomillo.

Propiedades de los aceites esenciales

1-Tonificantes: Ayudan a tonificar y a levantar el estado de ánimo. Debido a sus propiedades psico-activas, los aceites esenciales pueden ayudar a combatir la inestabilidad emocional y la depresión, que son la base de muchas enfermedades.

2-Reguladores de las funciones corporales.

3-Sedantes. Producen un efecto sedante y tranquilizador tanto para el cuerpo, como para la mente.

A continuación se nombran algunos de los efectos que las fragancias pueden provocar en los cambios emocionales son:
  • Relajantes: amaro, ciprés, clavel, enebro, gálbano, ylang-ylang, cedro, mandarina, manzanilla, mejorana, mirra, nerolí, rosa, sándalo y vetiver.
  • Equilibradores: albahaca, bergamota, geranio, incienso y lavanda.
  • Estimulantes: angélica, canela, cardamomo, clavo, elemí, eucalipto, hinojo, jengibre, lima, menta, naranja, palmarosa, petit grain, pimienta negra, pino, pomelo y romero.
  • Antidepresivos: albahaca, amaro, bergamota, clavel, geranio, ylang-ylang, incienso, jazmín, lavanda, lima, limón, mandarina, manzanilla, naranja, nerolí, pachuli, palmarosa, petit grain, pomelo, rosa y sándalo.
  • Afrodisíaco: amaro, angélica, canela, cardamomo, cilantro, clavel, clavo, gálbano, ylang-ylang, jazmín, jengibre, madera de cedro, nerolí, pachuli, romero, rosa, sándalo y vetiver.
  • Anafrodisíaco: alcanfor, mejorana.
  • Estimulantes de la mente: albahaca, cardamomo, cilantro, eucalipto, menta, pino y romero.

Aceites mas Usados
  • Aceite de albahaca: De olor dulce es usado tradicionalmente para la depresión, los dolores de cabeza y para problemas respiratorios.
  • Aceite de Arbol del té: de olor fresco es uno de los preferidos por aromaterapeutas; ayuda con su acción antipirética y antiséptica, contra las infecciones en general, hongos, problemas respiratorios y problemas de la piel como acné y espinillas.
  • Aceite de Jazmín Tiene un aroma dulce agradable y es usado como relajante "afrodisiaco", como tonificante y para las torceduras.
  • Aceite de Lavanda: Es un aceite de aroma dulce y el más usado por sus propiedades antisépticas, "afrodisíacas", relajantes, reconstituyente de tejidos y antipirético.
  • Aceite de Rosa:Otro de los más usados por su agradable aroma lo usan para descontrol sentimental y problemas menstruales. Tiene un aroma dulce y penetrante.
  • Aceite de Sandalo: Aceite con olor a madera el cual es usado como relajante en meditación y para las pieles secas.

Trafico Semanal